Sí, puedes entrenarte para ser más creativo. ¿cómo?

Soy una persona creativa

Sí, puedes entrenarte para ser más creativo. ¿cómo?

La creatividad es un misterio ¿verdad? Tal vez no. Aquí hay un vistazo a la ciencia del proceso creativo y cómo aprovechar el poder de tu cerebro para obtener más ideas geniales

La gente a menudo piensa que la creatividad es algo con lo que naces o no. “Mi hermana es la creativa en la familia; ella va a la escuela de arte” lo dice un contador.

Las agencias de publicidad incluso etiquetan sus departamentos como tales: los gerentes de proyectos tratan directamente con los clientes, mientras que a los “creativos” se les da el espacio para escribir y dirigir campañas. Resulta que la narrativa es defectuosa.

¿Por qué las ideas son tan elusivas? Esconderse más allá de nuestro alcance. Un rayo en la periferia de nuestra visión, incapaz de ser capturado.

No puedo decirte cuántas veces me he sentado mirando una pantalla en blanco, ideas mágicas sobre qué escribir.

Pero así no es como funcionan las ideas.

La producción de ideas es un proceso y las buenas noticias. Podemos entrenar nuestros cerebros en este proceso usando el siguiente método.

Primero veamos qué es una idea … De acuerdo con James Webb Young:

Una idea no es más que una nueva combinación de elementos antiguos. La capacidad de incorporar elementos antiguos a nuevas combinaciones depende en gran medida de la capacidad de ver las relaciones. El hábito de la mente que conduce a la búsqueda de relaciones entre los hechos adquiere la mayor importancia en la producción de ideas.

La creatividad y la ingeniería se han separado culturalmente, pero en esencia, ambas son disciplinas sistemáticas. La gente se sorprende al descubrir que hay múltiples estudios que demuestran que la creatividad se puede mejorar. Puedes enseñarte a ser creativo del mismo modo que puede enseñarte cualquier habilidad, ya sea a tocar piano como para pintar un cuadro.

Es proceso lo que si requiere es “creer en ti mismo”, un estribillo común en muchas de las guías de autoayuda de la creatividad que existen.

¿Alguna vez te sentiste al borde de una idea increíble, pero de repente, tu creatividad pareció paralizarse? Si ya has experimentado esta molestia, probablemente quieras aprender cómo hacer que los jugos creativos vuelvan a fluir.

Hoy en día, la creatividad es tan importante como siempre. Incluso en el mundo de los negocios, el mayor éxito se logra a través de la innovación, ¡para lo cual debemos tener creatividad!

Si alguna vez te has sentido decepcionado por tu actual nivel de creatividad, es hora de trabajar para mejorarlo. Puede que te sorprenda al darte cuenta de que la inteligencia solo juega un papel modesto en el genio creativo.

En realidad es mucho más complejo de lo que imaginamos. De hecho, la creatividad es complejidad en sí misma. No hay soluciones rápidas o sencillas, sin embargo, puede aumentar gradualmente tu creatividad con estos simples cambios mentales.

Consejos para mantenerme creativa (Nana las aplica)

Es como cuando empiezas a estudiar por ejemplo piano, construir creatividad requiere paciencia y horas de práctica. Por lo tanto, leer todo este post hasta el final te aseguro que no te hará instantáneamente más creativo. Pero si quiero compartir contigo algunos consejos (que yo mismo los aplico) que puedes comenzar a hacer desde ya, ya seas un contador o un estudiante de arte, lograrás traer más creatividad a tu vida.

Presiona tus primeras ideas

Los expertos definen el acto de la creatividad como una idea original, algo en lo que nadie más había pensado antes. Nuestros cerebros, sin embargo, están conectados para enfocarse en conceptos que ya conocemos. Si alguien me dice que diseñe un automóvil, mi mente irá primero a algo que ya existe. Pero este patrón se puede romper con las provocaciones: pautas simples, inesperadas o asociaciones de palabras que obligan a nuestros cerebros a conectar conceptos aparentemente no relacionados.

Si la misma persona que me dijo que diseñara un automóvil descartó la palabra ‘naturaleza, podría pensar en algo completamente nuevo. Llantas que pueden plantar semillas, por ejemplo.

No se autoedite (especialmente al principio).

Uno de los mayores obstáculos para crear ideas creativas es nuestra tendencia a editarlas en el camino. Cualquier acto creativo, ya sea una lluvia de ideas o la escritura o la solución de un problema, será más eficaz si te das la libertad de ir en todo tipo de direcciones y luego evaluar tus ideas después. A esto de le el método de “divergencia y convergencia”: primero deja que tus ideas fluyan libremente, luego míralas más críticamente.

Date tiempo y luego aún más tiempo

Los investigadores dicen que el tiempo es uno de los indicadores más importantes en la creatividad La gente suele estar muy emocionada durante el comienzo de una sesión de lluvia de ideas. Entonces casi siempre hay una caída en la energía después del estallido inicial de ideas. Y luego es probable que se revitalice nuevamente. Pero la mayoría de la gente se da por vencida antes de llegar a la tercera fase.

Debes ser lo suficientemente paciente como para sentir la incomodidad de no tener ideas, sabiendo que es solo cuestión de tiempo antes de que tu cerebro comience a hacer avances de nuevo, te ayudará alcanzar nuevos bordes creativos

Toma un descanso

Nuestras mejores ideas a menudo ocurren durante lo que los científicos llaman la pausa creativa . He escuchando muchas veces que “se les ocurren ideas geniales en la ducha, conduciendo su automóvil o en una caminata”.

Ese tiempo aparentemente inactivo le da a tu subconsciente el espacio y la libertad para hacer conexiones. Trabajar en algo creativo, tomarte un descanso para hacer una tarea fácil mientras esos pensamientos se marchitan, y luego regresar deliberadamente a lo que sea en que estés trabajando es una estrategia extremadamente efectiva. A mi me funciona muy bien.

Personaliza tu espacio

¿Qué puedes hacer para inspirarte en tu entorno? te sugiero configurar tu espacio personal de manera que sea propicio para que ser más creativo, ya sea que signifique dejar entrar la luz natural, colocar velas, colgar tus piezas de arte favoritas o para garantizar que siempre tengas acceso a cuadernos y bolígrafos.

La investigación incluso muestra que la forma en que se diseñan las escuelas puede afectar la creatividad. Tu trabajo, estado mental, felicidad y creatividad son un reflejo de tu entorno más de lo que crees.

Salir afuera

Los estudios han demostrado que pasar tiempo en la naturaleza puede tener una serie de efectos psicológicos positivos, desde la reducción del estrés hasta la mejora en la memoria. Esto se extiende a la creatividad. Sumergirte en el entorno natural, lejos de los dispositivos digitales y otras distracciones de una bulliciosa vida del siglo XXI, puede darle a tu mente el espacio que requiere para ser abierto e imaginativo. Realiza una caminata sin tu iPhone, vete a una excursión al océano o al lago, o simplemente siéntate debajo de un árbol con nada más que un diario o una buena lectura.

Hazlo un hábito

Como dominar cualquier habilidad, ser más creativo requiere práctica. Es importante adoptar hábitos regulares que, directa e indirectamente, te permitan cultivar la creatividad.

Las actividades que ayudan al cerebro para el pensamiento creativo, como la meditación, el yoga, leer ficción y rodearse de personas que te inspiran, son tan importantes como los ejercicios de creatividad, ya sean prototipos o resolución de problemas.

Infundir creatividad en cada parte de tu vida. Si haces tu mejor esfuerzo para construir un estilo de vida que fomente la creatividad, tus ideas creativas serán ilimitadas”.

¿Cómo entrenar a tu cerebro para ser más creativo?

1. Olvida el resultado

Las mejores mentes creativas están más interesadas en el proceso, no en el producto. Al permanecer en el momento y enfocar tu atención en la tarea en cuestión, un buen creador comprenderá de manera innata que es más probable un resultado favorable.

Disfruta el proceso. El resultado se resolverá solo.

2. Equilibra la crítica

Como escritora, soy propensa a criticar mi trabajo, y algunas veces a niveles obsesivos. ¿Y sabes qué? Cuando hago esto, la calidad de mi trabajo sufre. No puedo pensar claramente

Cuando los creadores nos relajamos y nos distanciamos de cualquier creencia autoimpuesta, las ideas comienzan a fluir. Hablando de que…

3. Relájate

El estrés es un terrible compañero de la creatividad. Las mejores ideas no surgen, y no pueden, cuando la mente está tensa; deben venir de forma natural. Haz lo que sea necesario para relajarte. Sal a caminar, siéntate al lado de un lago o debajo de un árbol, medita, juega un videojuego … lo que más te guste que no sea ponerte a trabajar.

Lea sobre algunos de los avances creativos que las personas han tenido mientras se relajaban; incluso mientras duerme o se queda dormido.

Paul McCartney, cofundador de The Beatles, dijo sobre la canción Yesterday : “me desperté con una hermosa melodía en mi cabeza”, preguntó “Eso es genial, me pregunto qué es eso”.

El resto es historia.

4. Escribe ideas abajo

Anotar ideas creativas podrás lograr dos cosas importantes. En primer lugar, tendrás un registro físico de la idea, lo que hace más plausible que algo salga de ello. En segundo lugar, este hábito libera recursos cerebrales valiosos para juntar otras ideas creativas.

Por lo tanto, ten a mano un “diario creativo” y una pluma. Yo siempre estoy con mi libreta que la llamo mi “Baúl de Ideas”

5. Leer, luego leer un poco más

Tal vez ninguna otra actividad estimule al cerebro más que a la lectura; convirtiéndolo en una actividad irremplazable para los creadores. Cuando leemos de forma constante, se forman nuevas conexiones neuronales en el cerebro, un proceso conocido como neuroplasticidad.

La lectura no tiene que ser una actividad terrible. Encuentra cualquier tema que te interese y dedica media hora a leer todas las noches antes de acostarte.

6. Escucha música

Hablando de Einstein, supuestamente atribuyó sus talentos creativos a Mozart, quien es considerado por muchos como el compositor más prolífico e influyente de la época clásica.

Llamado el “efecto Mozart”, existe una gran cantidad de investigaciones que muestran que “la música de Mozart puede inducir una mejora a corto plazo en la realización de ciertos tipos de tareas mentales conocidas como razonamiento ‘espacial-temporal'”.

7. Medita

¿Cuántos de ustedes pensaron que este venía? Este artículo simplemente no estaría completo sin discutir los beneficios de la meditación en la creatividad.

La meditación es propicia para el pensamiento creativo debido que la práctica aquieta y relaja la mente . De acuerdo con la Universidad del Sur de California, la persona promedio tiene de 60 a 70 mil pensamientos por día.

¿Recuerda lo que detallamos anteriormente sobre la importancia de una mente relajada en el pensamiento creativo? La meditación, cuando se practica eficazmente, promueve el funcionamiento de alto nivel del cerebro, un componente esencial para pensar creativamente.

8. Descartar las “cosas malas”

El alcohol, los cigarrillos, los azúcares refinados, los alimentos procesados, todos consumidos de forma ubicua, especialmente en Occidente, y todos contraproducentes para el pensamiento creativo sostenible .

Esta “cosa mala” agota rápidamente nuestros niveles de energía; incluyendo recursos de energía dentro del cerebro. Dejar estos elementos tóxicos ayudará a mantener su energía y promover una sensación de salud y bienestar.

La energía, la salud y el bienestar son cualidades importantes cuando se trata de pensar creativamente.

9. Ejercita tu cuerpo y cerebro

La actividad física es un componente vital para mantener los niveles de energía y la salud; por lo tanto, es un potente inductor de pensamientos originales.

Ejercercitar tu cerebro es igual de importante. Más específicamente, los acertijos y las actividades abstractas cambian los recursos del cerebro para acercarse a una solución desde un ángulo diferente.

A medida que las conexiones neuronales creativas de nuestro cerebro crecen, también lo hará la capacidad de concebir ideas creativas.

¿Cómo puedes formar tu cerebro para generar nuevas ideas?

Debido a que las ideas se crean conectando los elementos existentes en nuevas combinaciones, primero necesitamos recolectar material para que tengamos los elementos necesarios para trabajar.

Deberás organizar el material guardando una lista en un cuaderno (yo en mi “baúl de ideas”), usando tarjetas de notas o la aplicación de notas en tu teléfono. Al hacer esto, puedes destilar el material en piezas más pequeñas, más manejables y de fácil acceso.

Una vez que tengas material para trabajar, analízalo. Mira las anotaciones desde diferentes perspectivas. Ponlos a un lado y a otro para ver cómo encajan, donde podría haber una conexión o relación entre ellos. Piensa, es como rompecabezas.

El siguiente paso es aquietar tu mente y dejar que tu subconsciente se ponga a trabajar. Esto puede hacerse a través de la meditación y / o el ejercicio, o cualquier otra tarea en la que no esté trabajando conscientemente en el problema.

Y aquí es cuando tenemos nuestros “momentos aha”.

Cuando estos momentos nos golpean, parecen ser espontáneos, viniendo a nosotros cuando menos los esperamos, pero en realidad, son el producto final de un proceso muy específico que ocurre en nuestros cerebros.

Esto explica por qué nuestras mejores ideas nos llegan cuando estamos en la ducha, en una carrera o haciendo alguna otra tarea mundana.

Después del “momento aha”, tómate tu tiempo para criticar y juzgar tu idea, construir sobre ella, desarrollarla, descubrir posibilidades ocultas.

La imaginación es más importante que el conocimiento. Porque el conocimiento se limita a todo lo que ahora conocemos y entendemos, mientras que la imaginación abarca todo el mundo, y todo lo que siempre habrá que saber y comprender

TQM

Nana