Mi nuevo reto: Aprender francés

Mi nuevo reto: Aprender francés

¿No todos admiramos a las personas que hablan francés? Parecen tan sofisticados y pulidos cuando las palabras
de ese lenguaje hermoso y suave se desprenden de sus lenguas de una manera suave y experta. ¿Pero por qué tememos cuando es hora de aprenderlo? ¡Sigue siendo el mismo lenguaje encantador!

¿Qué enfoque puedo tomar para dominar este lenguaje ampliamente hablado y amado? 

1. Sumergirme en la cultura francesa

La cultura francesa con sus suntuosos quesos, vinos famosos, monumentos conocidos y más mee atraen al lenguaje y te motivan (si no lo eres). Obtener revistas, guías turísticas, folletos y afiches del país. Buscar en línea sitios web centrados en la cocina francesa, los monumentos, los lugares de vacaciones, la moda, la historia, el cine y el deporte. Permitirme impregnar de todos estos maravillosos aspectos de la cultura francesa de forma regular.

2. Usar ayudas audio / visuales

Usar varios medios para aprender el idioma me ayudará a absorberlo de forma natural. Alquilar o comprar películas y CD de audio y utilizarlos para familiarizarme con el vocabulario, los acentos y la entonación del idioma.

Escuchar es un aspecto muy importante de la comunicación y me ayudará muchísimo a la hora de hablar el idioma con fluidez.

Puede llevarme tiempo familiarizarme con el idioma y, en las primeras etapas, es posible que no entienda demasiado.

Sin embargo, con el tiempo y la visualización / escucha regular, seguro encontraré entendiendo e identificando palabras y expresiones comunes en francés.

Una forma divertida de practicar el francés cuando esté viendo una película en francés es presionar el botón de pausa cuando escuche una expresión que suene interesante y luego repetirla. Cuando hable (jajajaja falta mucho para llegar a ese paso), intentaré  imitar no solo las palabras, sino también el acento y la entonación … algo así como si representara el papel del personaje.

Podría incluir las expresiones faciales y los gestos también para perder mis miedos y pasar a ese modo de habla francesa.

3. ¡Expresarme!

Participar en discusiones con mis compañeros de clase y otros amigos que estén aprendiendo el idioma … o mejor aún, iniciar un grupo: uno de habla francesa donde todos los miembros se reúnen y hablen el francés que vaya conciendo.

Al principio, no importa tanto si tenga o no la sintaxis correcta, se trata más bien de perder mis inhibiciones y conversar con confianza con mis compañeros con o sin errores. Otro excelente método para desarrollar fluidez en francés estaré leyendo mis lecciones en voz alta a diario.

Menos mal no soy tímida, puedo hacerlo en la seguridad de mi habitación, sin temor a cometer errores desastrosos en la pronunciación frente a los demás.

Esto me obliga a escuchar el texto mientras lo leo en voz alta. Por lo tanto, participaré más activamente en el proceso de aprendizaje que si solo lo leyese y mejoraré mis habilidades auditivas y auditivas.

Este método es recomendado para el aprendizaje independiente y aumentará mi confianza en la expresión oral con el tiempo.

Me aseguraré de poner mi mejor esfuerzo para imitar los sonidos y acentos originales mientras lea, aunque al principio hasta yo misma de seguro me reiré de mi misma. Lo más difícil ese el sonido de la garganta.

4. No ingnoraré la gramática francesa

No importa cuánto puedo amar el idioma y la cultura francesa, si quiero dominar el idioma, no puedo escapar de su gramática. Solo tengo que aprender las reglas de conjugación, el género de los sustantivos y las partes de discurso. Aprenderé las reglas y practica de lo que vaya aprendido.

Pues manos a la obra, empiezo clases en septiembre pero aprovecharé estos meses para escuchar películas en francés e ir leyendo con títulos para ir educando mi oido.

Adelante, trabajaré en este lenguaje refinado y sofisticado: adquiriré ese ‘je ne sais quoi’ que hace que un hablante de francés sea tan admirado. Leeré toda la hermosa literatura que pueda encontrar (y entender jajajajaja) y luego paseré a escribir hermosas líneas en este lenguaje poético. Preparense, porque cuando pueda escribiré oraciones en este mi diario.

¡Bon oportunidad! … se escribirá así.

TQM

Nana