¿Cuál es la diferencia entre los sentimientos y las emociones?

¿Cuál es la diferencia entre los sentimientos y las emociones?

Aunque las dos palabras se usan indistintamente, existen claras diferencias entre los sentimientos y las emociones. ¿De acuerdo?  Vaya cosa.

Bueno, ya es un gran paso poder entender la diferencia porque nos puede ayudar a cambiar comportamientos pocos saludables y encontrar paz en nuestra vida.

Los sentimientos y las emociones son dos caras de la misma moneda y altamente interconectados, pero son dos cosas muy diferentes.

Emociones

Las emociones originalmente ayudaron a que nuestra especie sobreviviera al producir reacciones rápidas ante la amenaza, la recompensa y todo lo que se encontraba en medio de sus entornos.

Las reacciones emocionales están codificadas en nuestros genes y, aunque varían levemente de forma individual y dependiendo de las circunstancias, generalmente son universalmente similares en todos los seres humanos e incluso en otras especies. Por ejemplo, sonríes y tu perro mueve la cola.

Las emociones preceden a los sentimientos, son físicas e instintivas. Debido a que son físicos, se pueden medir objetivamente por el flujo sanguíneo, la actividad cerebral, las expresiones faciales y el lenguaje corporal.

Sentimientos

Los sentimientos son asociaciones mentales y reacciones a las emociones, y son subjetivos influenciados por la experiencia personal, las creencias y los recuerdos.

Un sentimiento es una representación mental de lo que está sucediendo en tu cuerpo cuando tienes una emoción y es el subproducto de tu cerebro que percibe y asigna un significado a la emoción.

Los sentimientos son lo siguiente que ocurre después de tener una emoción, involucrar información cognitiva, generalmente subconsciente, y no se puede medir con precisión.

Antonio D’Amasio, profesor de neurociencia en la Universidad de California y autor de varios libros sobre el tema, lo explica como:

Los sentimientos son experiencias mentales de estados corporales, que surgen cuando el cerebro interpreta las emociones, estados físicos que surgen de las respuestas del cuerpo a los estímulos externos. (El orden de tales eventos es: estoy amenazado, experimento miedo y siento horror).

La Dra. Sarah Mckay, neurocientífica lo explica así:

Las emociones se desarrollan en el teatro del cuerpo. Los sentimientos se desarrollan en el teatro de la mente. 

Los sentimientos son provocados por las emociones y coloreados por los pensamientos, recuerdos e imágenes que se han vinculado subconscientemente con esa emoción particular para ti. Pero funciona al revés también.

Por ejemplo, solo pensar en algo amenazante puede desencadenar una respuesta de miedo emocional. Si bien las emociones individuales son temporales, los sentimientos que provocan pueden persistir y crecer durante toda la vida.

Debido a que las emociones causan sentimientos subconscientes que a su vez inician las emociones, tu vida puede convertirse en un ciclo interminable.

Si bien las emociones básicas son instintivas y comunes para todos nosotros, los significados que adquieren y los sentimientos que provocan se basan individualmente en nuestra programación pasada y presente.

Los sentimientos están determinados por el temperamento y las experiencias de una persona y varían mucho de una persona a otra y de una situación a otra.

Tus emociones y sentimientos desempeñan un papel importante en la forma en que experimentas e interactúas con el mundo porque son la fuerza motriz detrás de muchos comportamientos, útiles e inútiles.

 

Poniendo la diferencia al buen uso en tu vida

Al comprender la diferencia y darte cuenta de tus emociones y sentimientos, determina cuál es cuál y cuáles son tus causas principales, y luego inserta un pensamiento consciente seguido de una acción deliberada, puedes elegir cómo navegar y experimentar en el mundo.

Poder hacer esto significa responder o reaccionar, lo que puede marcar la diferencia en una vida tranquila o caótica.

No pretendo dar a entender que al tomar conciencia de las emociones y los sentimientos y aprender a responder en lugar de reaccionar, la vida se llenará mágicamente de arcoiris y mariposas.

Estoy sugiriendo que al aprender la diferencia y cambiar tu forma de pensar y tu comportamiento, no importa lo que esté sucediendo a tu alrededor, puedes mantener el equilibrio, la sensación de paz, el propósito y la esperanza, y avanzar hacia tus objetivos.

En las brechas entre la emoción, el sentimiento y la actuación, todos tenemos el poder de cambiar y dirigir nuestras vidas para bien.

En mi caso, yo baso mi vida en un camino de huellas que quiero dejar. Cada huella quiero que tenga impregnada la esencia de mi marca personal.

No es mi problema como viven los demás y mucho menos me cuestiono porque viven de esa manera.

Mi vida la baso en la huella que quiero dejar, Nana González se fue físicamente pero ella sigue viva por siempre por … (y ahí quiero que cada quien que me haya conocido pueda decir algo positivo de mi)

Mientras siga en cuerpo presente me ocupo más en construir huellas positivas, y aquellas negativas que he dejado poder transformarlas en positivo en la tierra.