¿Cómo vivir como un Pequeño Gigante?

¿Cómo vivir como un Pequeño Gigante?

Tu Niño Interior es el eco de tu Pequeño Gigante. Todos tenemos nuestra propia historia y todos hemos sido influenciados por nuestro entorno, los eventos y las personas importantes que nos rodean. Nuestro Pequeño Gigante ha almacenado esos recuerdos y su impacto sobre nosotros.

Cómo sanar y reaparecer a tu niño interno

Es posible que hayas escuchado el término ‘niño interno’ y pensarás de que se trata simplemente de un poco más de ‘balbuceo psicológico’, aunque el término ha existido por muchos años.

Tu Niño Interior es el eco del niño que alguna vez fuiste (decide tú si lo dejas morir)

Todos tenemos nuestra propia historia y todos hemos sido influenciados por nuestro entorno, los eventos y las personas importantes que nos rodean. Nuestro niño interior ha almacenado esos recuerdos y su impacto sobre nosotros.

Hasta la edad de seis años, nuestro cerebro estaba funcionando a un ritmo relativamente lento que es un estado de ondas cerebrales muy “receptivo”, y nos hubiéramos sentido profundamente afectados por nuestras experiencias .

Habremos tomado ‘decisiones’ a un nivel subconsciente, sobre cómo ‘deberíamos’ y sobre lo que ‘deberíamos’ hacer para ser visto como OK, y para permitirnos permanecer y ‘sobrevivir’ en nuestro familias

Nuestras experiencias posteriores habrán reforzado estas creencias y formado nuestro propio ‘Guión’ de cómo ‘debería’ ser nuestra vida. Llevamos estos guiones inmaduros y las decisiones con nosotros a la edad adulta, cuando corren nuestras vidas más del 90% del tiempo.

Por lo tanto, tiene sentido que revisemos las experiencias del niño que alguna vez fuimos, y descubramos qué dice nuestro propio guión sobre nuestra vida y el drama en desarrollo que hemos estado recreando y repitiendo.

Si no lo haces, tendremos que seguir jugando el mismo guión y drama sin examinar una y otra vez.

No podemos cambiar el guión hablando de él, o solo por medio del esfuerzo consciente. Fue diseñado para mantenernos a salvo, aunque de maneras que ahora nos impiden, ¡y por eso no se abandona tan fácilmente!

La mayoría de las veces vivimos la vida como un niño dentro del cuerpo de un adulto, y el niño dentro de nosotros anhela atención, comprensión, cuidado y apoyo.

Podemos tratar de silenciar estos anhelos con necesidades de las que no nos hemos permitido ser plenamente conscientes, o para encontrar una manera de satisfacernos lo suficiente.

¿Dónde comienza a desarrollarse tu Pequeño Gigante?

Todos hemos sido influenciados por nuestros entornos desde el momento en que estábamos en el útero de nuestra madre.

Los sonidos que nos rodean, los niveles de estrés de nuestra madre, la abundancia o el déficit de las hormonas y neuropéptidos “sentirse bien”, nuestra nutrición o falta de ella, las complicaciones, los embarazos gemelares y las infecciones han jugado su papel parte de cuán seguros nos sentimos incluso antes de nacer.

Entonces, la experiencia real del parto y nuestro cuidado infantil temprano, y la “disponibilidad emocional” de nuestra madre habrán reforzado o suavizado el impacto de esas primeras influencias prenatales.

Como niños pequeños, habremos absorbido una gran cantidad de nuestras familias extendidas, nuestros cuidadores, amigos, preescolares y años escolares e instituciones religiosas.

Puede que no hayamos tenido palabras para estas experiencias, pero se habrán “registrado” en nuestras mentes y cuerpos subconscientes.

Todo esto crea el grupo en el que flotamos o nos hundimos. Inevitablemente, el agua estará un poco sucia, o incluso puede ser como barro espeso.

En este grupo reside nuestra autoestima, imagen corporal, trauma familiar, vergüenza y secretos (incluso si no se habla de ellos, debido que todos afectan la calidad de la atención que nuestros cuidadores nos pueden mostrar).

Nos hundiremos en esee estanque, o lodo, cada vez que nos vemos abrumados por nuestros pensamientos, emociones, dudas o desprecio hacia nosotros mismos.

El objetivo nuestro es levantar con delicadeza esta suciedad y barro, poco a poco, hasta que nos quede solo una mancha de lo que alguna vez estuvo allí.

También debemos aprender cómo no ‘llenarlo’ con más barro, ya sea haciéndolo nosotros mismos, o rodeandonos de otras personas que deseen verternos su propio barro, en lugar de tratar con él, y limpiarlo para arriba, para ellos mismos. No se los permitas.

Signos de que tu niño interno está herido

Estos se mostrarán en una:

  • baja autoestima,
  • imagen corporal pobre,
  • estado de ánimo y desequilibrios emocionales,
  • problemas con límites demasiado rígidos o demasiado débiles,
  • problemas para comer, daño personal,
  • dificultades psicosexuales, ser “falso” y usar “máscaras” ‘,
  • problemas de identidad,
  • ser un rebelde / un acaparador / un matón / una víctima perenne o un súper triunfador,
  • problemas de intimidad,
  • falta de compromiso,
  • una falta general de confianza en uno mismo y en los demás,
  • conducta delictiva,
  • mentir excesivamente,
  • ser ‘ excesivamente ‘ responsable para los demás,
  • ser ferozmente competitivo y un pobre perdedor,
  • dependencias y adicciones,
  • falta de amigos genuinos,
  • comportamiento obsesivo y necesitado,
  • miedo a las figuras de autoridad,
  • ser manipulador,
  • ser pasivo o ser agresivo.

Puede ser una lista larga (y seguro se me pueden haber pasado algunas), pero lamentablemente no es exhaustiva. A la final, todos estos puntos son lo que hace que algunos necesitamos la ayuda de una psicoterapia. Para reparar y sanar las heridas causadas por los padres y otros que no sabían nada mejor.

Siempre se trata de las necesidades no satisfechas del Niño Interior: ¡el lugar de nuestras primeras heridas y la curación más profunda!

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestro niño interno?

Podemos aprender cómo encontrarnos, rescatar y ‘adoptar’ a este niño herido que todavía vive en lo profundo de nosotros.

¡Después de todo, eres la única persona a quien puedes garantizar que nunca te deje!

Entonces podemos contener emocionalmente y calmar a nuestro Niño Interior, y permitir que el Adulto Competente dentro de nosotros pueda ‘atender negocios’ en el mundo.

Sin embargo, debemos mantenernos regularmente en contacto con lo que nuestro Niño Interior todavía necesita de nosotros (bueno la verdad es que siempre necesitará de nosotros), que es, para ser verdaderamente atendido por alguien que quiere lo mejor para ellos, ¡ese eres tú!

Si tienes una fotografía de ti mismo como un niño pequeño, esto te ayudará a conectarte empáticamente con él / ella, cuyo objetivo es comprender ahora su difícil situación y mostrarle (tu foto) la compasión que se ha perdido.

A menudo es más fácil sentir compasión por otras personas que por uno mismo y es posible que hayamos rechazado e ignorado el anhelo de nuestro Niño Interior, que durante muchos años te ha estado llamando por su interés, atención, compasión y amor.

Puede significar que ahora te permites tener “golosinas” y recompensas que nunca te hubieras permitido, o que tus padres te hubieran permitido en el pasado.

La parte sensible y competente del Adulto debería ser capaz de establecer límites razonables en torno a esto, para que no se complazca demasiado o use cualquier recompensa como una distracción o como un encubrimiento para su dolor más profundo.

Rescatar y volver a criar a tu Niño interno te permitirá “llenar los vacíos” y permitirte vivir una vida más positiva y gratificante, con diversión, risa, espontaneidad, autenticidad y, lo más importante, con amor.

Te invito a vivir con tu PEQUEÑO GIGANTE

Quiero alentarte sinceramente a que vuelvas a criarte a ti mismo y aceptar a tu niño interior, cuidándolo amorosamente y haciendo estas cosas tan a menudo como puedas (se aplican tanto a niños como a niñas como tú)

  • Recuerda lo especial y maravilloso que eras de niño
  • Ten un lugar seguro donde puedas recordar dónde tú y tu niño interno pueden encontrarse y jugar juntos
  • Cuando hables amablemente con tu niño interno todos los días, ten una voz interior amorosa y tranquilizadora, una que sea solidaria, suave, educada, paciente y reconfortante.
  • Dile que ahora es amada, valorada y apreciada por ti
  • Asegúrate de decirle a tu niña pequeña que no tienes que demostrarlo a nadie
  • Ella no tiene nada de qué sentirse culpable o avergonzada. Nada de lo que le sucedió fue culpa suya. Ella no merecía que la trataran mal.
  • Ella estaba en el lugar equivocado y no tenía forma de escapar, ¡pero ahora está libre por fin!
  • No tiene nada de malo. Dile lo orgulloso que estás de él / ella.
  • Ella / Él necesita sentirse respetada /o. No toleres la falta de respeto nunca más
  • Dile que serás su guardián, campeón y protector a partir de ahora. Las cosas estarán bien y nunca más la dejarás sufrir
  • Ella nunca más debe temer estar sola porque siempre estarás ahí para ella ahora
  • Discúlpate por no haber sido consciente de su dolor y sus necesidades en el pasado, y de presionarla demasiado a veces para tratar de impresionar a los demás.
  • Asegúrate que solo permitirá personas seguras, confiables y respetuosas en tu mundo ahora. Note las madres cariñosas que están cuidando a sus bebés y absorben esa energía amorosa entre una madre y su hijo
  • Asegúrale que estará junto a ella para hablar en su nombre o para apoyarla cuando ella hable
  • Acuerde un símbolo de su libertad … algo para que convoque cada vez que sienta la necesidad de escapar y estar a solas con sus pensamientos. Esto podría ser una escalera, una burbuja flotante, un teletransportador de ciencia ficción, un globo de aire caliente … cualquier cosa que se te ocurra que puedas asociarlo con la liberación y la libertad
  • Pregúntale regularmente cómo se siente y qué quiere. Imagínate sentado junto a la niña pequeña, poniendo su brazo alrededor de sus hombros y acercándote suavemente a su corazón.
  • Ella tiene un hogar en tu corazón que nunca tendrá que irse. Ella está a salvo con usted ahora
  • Si quiere llorar, déjala llorar, y estarás allí como su nueva madre para secarle las lágrimas y calmar su dolor o miedo. Acepta todos sus sentimientos y no reacciones negativamente a lo que surge. Se paciente con ella
  • Recuerda que la curación ocurre de diferentes maneras y marcos de tiempo. Promete hacer tu mejor esfuerzo para brindarle la alegría que se ha perdido en su vida, y esto será profundamente beneficioso para las dos.
  • Muestra respeto a tu cuerpo: el hogar de tu niño interno. Mantenlo limpio y libre de toxinas. Mantenlo seguro y feliz … como un el hogar cariñoso que debe ser
  • Piensa en su curación emocional como si fuera la curación física de una herida, un paso a la vez. Mantén la herida libre de contaminación adicional. Evita personas y ambientes tóxicos. Nunca dejes que trague más veneno, especialmente si sigues en contacto con miembros de tu familia tóxicos o no sanados
  • Vuelve aquellas cosas que te trajeron alegría de niño, no importa cuán fugaz sea. Asegúrate de hacer una gran cosa en sus cumpleaños, navidad, vacaciones y logros
  • ¡Organiza actividades creativas para que disfrutes de tu juguetón niño interior! Rebotar, bailar, hacer manualidades, pintar con los dedos y cualquier otra cosa que la atraiga. Dibujar, desde el hemisferio derecho del cerebro, es una excelente forma de expresar los sentimientos de tu niño interno. Permite dibujar con garabatos y sin estructurar y ve qué surge cuando se encuentra en la “zona” de creatividad infantil. No juzgues tus esfuerzos … al igual que no juzgarás a un niño trayendo su obra de arte a casa de la escuela para enseñartelo. ¡Debes estar orgulloso y mostrarlo!
  • Canta canciones de la infancia (no importa si cantas bien o no). Suelta cualquier vergüenza que hayas puesto por tu habilidad para cantar, y en cambio disfruta estirando tus cuerdas vocales y haciendo tus propios sonidos que vienen de tu corazón y alcanzan el mundo.
  • Alienta a que se relaje y permita la intimidad física y emocional (esto también mejorará tu propia intimidad sexual). Ella debe sentirse segura e incondicionalmente aceptada para poder hacer esto.
  • Demuéstrale que puede confiar en sus propios instintos y ser guiada por sus propias ‘antenas’ en cuanto a quién está a salvo. Ella puede dudar de su habilidad en base a sus errores en el pasado. Ahora te estás curando y, a medida que crecemos en amor por nosotros y nuestra vida, no querrás ni permitirás que nadie se acerque a tu niño interior si no se alinean con ese amor propio y una relación de cuidado consciente.
  • Siempre que tengas que abandonar tu conexión deliberada con ella, siempre imagina colocarla nuevamente dentro del calor y la seguridad de tu amoroso corazón.

Recuerda que tu niño interior es una parte real de tu mente subconsciente: un niño herido que necesita tu amor, cuidado y compasión … porque nadie más puede sanar su dolor y ayudarle a hacer las paces con el pasado.

fin del articulo