Cómo mantenerte motivado y emocionado en 3 sencillos pasos

Cómo mantenerte motivado y emocionado en 3 sencillos pasos

A menudo siente que existe una lucha para mantenerte motivado y emocionado, y hace que te causen dudas y energía negativa. Entonces, ¿cómo puedes mantenerte emocionado y motivado con lo que estés haciendo? La clave es establecer los objetivos correctos y reconocer tus propios logros.

1. Establecer objetivos macro

Ya debes saber que a menudo nos establecemos objetivos y nuestros objetivos son grandes. Cuando la mayoría de las personas establece un objetivo grande y descomunal, lo llamo un objetivo macro; no establecen puntos intermedios de logro en el camino hacia el objetivo macro.

Cuando establecemos objetivos macro sin esos puntos intermedios, perdemos cosas y nos distraemos. Simplemente nos distrae la vida, los niños, las finanzas, las relaciones, muchas cosas.

Especialmente si eres un productor. Si eres un productor y produces resultados, eres un triunfador y eres un ganador de objetivos.

Todos te quieren en tu equipo. Entonces tu teléfono siempre está sonando. Alguien siempre te está pidiendo que hagas algo.

 

Puedes identificar qué es un objetivo macro. Es grande, es audaz. Te pone nervioso. Ya conoces los objetivos que te hacen sentir un hoyo en el estómago cuando lo preparas, ese es un objetivo macro.

Cuando estableces un objetivo macro, debes establecer micro-momentos o micro-cuentas para que, si quieres llegar a la macro-ventaja, logres la macro-victoria a través de microcuentas.

2. Celebra tus victorias

Cuando establezco un gran objetivo, literalmente, normalmente tengo no menos de 6 micro-ganancias para llegar a la macro-victoria.

Y en cada micro-ganar, organizo una fiesta. Ahora tu grupo puede incluir un grupo de cinco, un grupo de siete, un grupo de diez o un grupo de dos. Y habrás tenido tu propia fiesta.

Yo, con un pastelito y un zumo ya lo puedo considerar una celebración. O, con un baño de mar, o una buena lectura ya es una celebración. Yo, tengo identificado las cosas que me hacen feliz y me ayudan a celebrar mis victorias, ¿y tú?.

Somos como niños de tres años. 

Lo que se celebra, se repite. Tomas a un niño de tres años y le reconoces por algo y ella seguirá haciéndolo porque se sintió bien al recibir ese reconocimiento. Estamos bajo reconocimiento. Tienes que reconocer que estás bajo reconocimiento algunas veces.

Ahora déjame decirte porqué estás menos reconocido. Porque estás liderando el camino de no reconocerte a ti mismo. Le estás enseñando a las personas que te rodean que no necesitas ser reconocido.

Y eso es difícil de escuchar, difícil de aceptar, pero la realidad es que si capacitas a las personas para que te reconozcan, puedes entrenarlas para que te reconozcan. Pero primero tienes que volver a entrenarte, reconocerte, celebrarlo y hacerlo en tus micro-triunfos.

Entonces, cuando establezcas un objetivo y luego cuentas los hitos y bajo esos hitos tienes pasos de acción y los pasos de acción lo llevan al hito, el hito te llevará a la meta con total seguridad.

Celebra esos hitos. 

Normalmente tengo seis hitos antes de llegar a un gran objetivo. Y celebro cada uno. No puedo organizar una gran fiesta, pero le digo a alguien en voz alta: ‘Escuchen, quiero ser celebrar porque he logrado esto. Esto es lo que hice.’

Le envío un mensaje a alguien, hago un pequeño texto grupal y me auto-premio. Y ese momento de celebración significa todo para mí. Es el combustible para mi tanque en mi motor de la vida.

Si llego a estar tratando de correr una maratón sin combustible en mi tanque de seguro no llegaré a la meta. El combustible es mi salud, mi bienestar, mi espiritualidad y mi reconocimiento.

Así que te invito a conseguir tus grandes objetivos estableciendo micro-objetivos. Y una vez que consigas tus pequeñas ganancias, celébralo.

Tampoco te quedarás sin gasolina si estás corriendo junto a otra persona que también estableció un macro-objetivo con micro-ganancias y de seguro se estarán apoyando mutuamente porque no quieren ser el eslabón más débil.

¡Regálate algo para celebrar! Disfrutar de la abundancia del auto-reconocimiento no es suerte, es algo en lo que debes creer.

3. Confía en ti mismo

Muchas veces tus grandes objetivos son los que importan, y los mantienes demasiado en secreto. Deja que alguien entre en tu espacio personal.

No tengas miedo de fallar. No tengas miedo de decepcionarlos y no tengas miedo de que te avergüences. Yo por ejemplo, prefiero caerme porque salté que estar a salvo en la curva.

Así que salta y salta en voz alta. Y salta valientemente. Confía en ti mismo otra vez. Sé que todos hemos establecido un objetivo que no logramos.

Todos hemos tenido un viaje que no hemos logrado terminar y donde queremos o pensamos que deberíamos estar. Ahora tenemos que presionarnos y establecernos micro-objetivos.

Mil veces. Prefiero que digas que has fallado mil veces porque corriste mil veces, en vez de que nunca te has lesionado porque nunca te has levantado.

Vamos juntos, que en compañía todo se hace mas llevadero. ¿Te acompaño?.

TQM

Nana