Cómo equilibrar tu vida profesional y personal [Incluye 5 métodos con sus paso a paso]

Métodos para equilibrar tu vida

Cómo equilibrar tu vida profesional y personal [Incluye 5 métodos con sus paso a paso]

El mantenimiento de tu carrera / vida académica y personal puede ser bastante agitado a veces. La mayoría de los adultos probablemente algunos pueden admitir que su vida escolar o laboral se entromete en sus relaciones o familias y viceversa. Ser capaz de lograr un equilibrio entre nuestra vida profesional y personal puede ayudarnos a ser más productivo y menos propenso al agotamiento.

Este acto de equilibrio requiere una planificación y preparación cuidadosas, pero es posible.

MÉTODO 1 – ADMINISTRANDO TU TIEMPO

1. Intenta separar el trabajo y el juego

En la era del aprendizaje online y el teletrabajo, puedes pasar fácilmente todo el día en tu casa y hacer de todo. Asistir a la escuela o trabajar desde lejos puede incluso agregar más flexibilidad a tu vida hogareña. Sin embargo, un inconveniente es que el trabajo o la escuela pueden infiltrarse en las actividades familiares y / o en el hogar.
Puede ser difícil retroceder cuando el trabajo está siempre al alcance. Además, sin una clara separación entre tu hogar y tu oficina, puede ser difícil hacer la transición de tu vida laboral a tu vida personal. Para contrarrestar este problema, necesitas una zona de trabajo distintiva.
  • Si te conectas a la universidad o vas a una escuela en online, puede que te resulte útil realizar el trabajo en una biblioteca, cafetería o comunidad de cohabitación local para estudiantes o teletrabajadores. Cuando termines tu trabajo, puedes abandonar físicamente el entorno, lo que podría ayudarte a hacer la transición a tu vida personal.
  • Si tienes que trabajar dentro de tu casa, has todo lo posible para mantener un espacio separado para trabajar. Esto podría ser una oficina en casa, o simplemente un lugar específico en la mesa de tu cocina. No te preocupes si ocasionalmente trabajas en otro lugar.
  • Si trabajas en una oficina tradicional, asegúrate de encontrar una forma relajada de transición del trabajo a la vida personal cuando termines el día. Por ejemplo, puede utilizar tu viaje diario a casa para escuchar música o un libro en cinta, o pasar por el gimnasio para un entrenamiento rápido, o llamar a un amigo y conversar un rato.

2. Establecer prioridades

Para caminar con éxito sobre la cuerda floja entre profesional y personal, debes comprender dónde se encuentran tus prioridades. Por lo tanto, en un apuro o cuando te enfrentas a una circunstancia urgente, no tendrás conflictos sobre lo que es más importante para ti.
  • Crea una lista de los aspectos más importantes de tu vida. Por supuesto, puedes incluir elementos como la familia, las relaciones románticas, el trabajo y la espiritualidad. También puedes incluir ser voluntario, mantenerte activo, mantener un círculo social u otras pasiones.
  • Revisa tu lista y clasifica estos elementos comenzando con el # 1 como el más importante, el # 2 como el segundo más importante, y así sucesivamente. Tus clasificaciones mostrarán dónde están tus prioridades. De esta forma, puedes estar seguro de esforzarte por incorporar estas prioridades principales en tus programas diarios y semanales. 

3. Crea un horario y trata de mantenerlo

Si tu semana transcurre de forma inusual y no puedes contar qué tareas realizas y en qué días, puede ser útil que dediques una semana registrando todo lo que haces. Después de que pase esa semana, tendrás una mejor idea de cómo tener en cuenta diferentes asignaciones de trabajo / escuela y actividades personales o recados en tu agenda.
  • Puede ser muy útil desarrollar un programa semanal donde incluyas todas las constantes, como trabajo, clases, iglesia y actividades sociales con otros eventos de una sola vez. Luego, cada noche antes, elabora una lista de tareas diarias que debes realizar en función de tus prioridades.
  • Para tu agenda diaria, resalta las 3 tareas más importantes que necesitas realizar todos los días (aparte de ir a trabajar o ir a la escuela). Estos pueden ser artículos profesionales como trabajar en una presentación o artículos personales como ir al dentista o el recital de ballet de tu hija.
  • Incluso puedes crear 2 listas separadas si esta es restringida: una con 3 tareas principales para el trabajo / escuela y otra con 3 tareas principales para el hogar. Siempre y cuando hayas realizado estas 3 a 6 tareas al día, habrá sido productivo.

4. Administrar la procrastinación

La procrastinación es un obstáculo importante que podría estar en tu camino de lograr un buen equilibrio. Puedes ver que tu vida profesional y personal se filtran entre sí porque a menudo esperas hasta el último minuto para hacer las cosas. Esto hace que termines trabajando hasta tarde, o que te distraigas en el trabajo por tareas personales.
  • Un método para superar la procrastinación es escribir tus razones para inscribirte en la escuela o estar en una carrera particular, y así sucesivamente. Por ejemplo, si deseas ayudar a las personas, puedes completar tus tareas con el propósito intrínseco de ayudarlo a alcanzar ese objetivo. Mantén esta lista en tu espacio de trabajo para cuando te sientas desmotivado.
  • Otra forma de vencer la procrastinación para hacer las cosas es romper los proyectos más grandes. Hacerlo hace que el proyecto general parezca menos desalentador y aumenta la motivación a medida que completa las partes más pequeñas.

5. Elimina las distracciones 

Te sorprendería la cantidad de distracciones que impiden tu tiempo y productividad. Las estimaciones de la investigación afirman que la mayoría de la gente pasa aproximadamente 20 minutos por hora manejando distracciones no planificadas.
Como resultado, se gastan aproximadamente 2 horas completas de cada día en intentar volver a enfocar después de distraerse. Si puedes minimizar las distracciones en tu vida profesional, puedes evitar que interfiera constantemente con tu vida personal.
Prueba estos consejos para eliminar las distracciones:
  • Enfócate en las tareas más importantes que en las urgentes: las tareas urgentes se basan en las reacciones, las tareas importantes se basan de manera proactiva
  • Desactiva las notificaciones en tu teléfono o computadora
  • Crea un espacio de trabajo limpio y libre de obstáculos
  • Guarda tu teléfono
  • Cierra cualquier programa que no estés usando activamente
  • Ten a la mano agua, refrigerios o visite el baño durante los descansos de rutina para minimizar las interrupciones físicas

6. Se inventivo 

Independientemente de lo duro que lo intentes, habrá momentos en que uno u otro sea más exigente en tu vida. Aprende a ser creativo y piensa de qué manera puedea cumplir con la prioridad urgente mientras sigues atendiendo al otro
    • Por ejemplo, tal vez trabajas horas extras todas las semanas y nunca sales con tu pareja. Puedes hacer el esfuerzo especial de encender velas durante la cena o elegir una película para mirar en el sofá una noche. Esto no te tomará demasiado tiempo y puedes evitar que tu pareja se sienta descuidada.
    • Es posible que puedas pasar grandes proyectos o dividir el tiempo con otro compañero de trabajo para aliviar tu carga de trabajo y tener más tiempo para las relaciones y la familia. Si no puedes permitirte el lujo de trabajar menos, planea pasar tu hora del almuerzo en el parque con tu familia o lleva a tu familia al picnic de trabajo.

balance en tu vida

MÉTODO 2 – CREANDO LÍMITES

1. Evalúa tu situación

Por más difícil que sea lograr un equilibrio, es posible que haya algunas situaciones en las que sea necesario el cruce, especialmente si tiene hijos. Considera tu vida personal y profesional para identificar situaciones en las que pueda ser necesario un cruce. Piensa en los miembros de tu familia y tus responsabilidades personales. ¿Con qué frecuencia estas personas y responsabilidades requieren tu atención mientras trabajas?

Por ejemplo, si tiene niños pequeños, puede ser necesario organizar tu horario de trabajo en función de los horarios de tus hijos. O, si eres el cuidador principal de tus hijos y trabajas desde casa, entonces puede que tengas que poner a un lado el trabajo y tomar un descanso cada vez que uno de tus hijos necesitan algo.

También es posible que el trabajo pueda tener precedentes sobre tu vida personal a veces. Por ejemplo, si trabajas como un proveedor de atención médica de guardia, a veces puedes necesitar cancelar algo en tu vida personal para hacer tu trabajo.

2. Sé protector de tu salud.

Las necesidades de otros en el trabajo, la escuela o el hogar pueden abrumar rápidamente nuestras propias necesidades físicas. Desafortunadamente, descuidar tu salud puede tener consecuencias costosas, como faltar al trabajo o las clases y no poder participar en eventos sociales o familiares.

Estar ansioso por hacer todo lo suficiente crea estrés, y si no se atiende al estrés puede tener efectos debilitantes sobre su salud física y mental.

Te cuento lo que me pasó, desde el 2009 hasta diciembre 2016 vivía mi vida como si se fuera a terminar mañana, dormía un promedio de 10 horas por semana, comía a deshoras, mis niveles de estrés eran tan elevados que por mas que me decían que debía cambiar no hice caso.

¿Qué pasó? pues lo que se veía venir. En febrero 2017 sufrí un ataque de pánico y ansiedad muy severo y estuve en clínica dos semanas, me avisaron que le bajara el ritmo. ¿Qué hice? no hacer caso, pensaba que era una tonteria y que de eso no iba a pasar.

Pues estaba muy equivocada, en marzo 2017 sufrí un infarto con 47 años; así mismo como lo estás leyendo. Estoy aquí escribiendo porque Dios no consideró que era mi hora, pero esto tuvo sus consecuencias muy graves. Estuve 12 meses sin poder trabajar, con recaídas de ansiedad, para peores sufrí una estafa que hizo que mi empresa se fuera a la quiebra y al no poder trabajar se acumularon muchas deudas, que hasta la fecha aún estoy pagando las consecuencias.

Para contrarrestar el estrés y nutrir mi cuerpo, hoy en día me aseguro de involucrar algún tipo de actividad física varias veces por semana como natación y caminar 30 minutos todos los días. Si quieres te puedes unir al equipo deportivo de una compañía, correr alrededor de la cuadra con tu pareja o visitar un gimnasio local. Todo se puede, lo único que se necesita es querer.

Además del ejercicio, puedes combatir el estrés consumiendo varias comidas balanceadas por día, durmiendo lo suficiente (mínimo 6 horas al día) y persiguiendo tus intereses externos.

3. Protege tus pasiones.

Cuando el trabajo, la escuela o las relaciones se vuelven demasiado exigentes, podemos renunciar a nuestros pasatiempos o intereses para satisfacer esas demandas. El problema es que renunciar a estas cosas nos quita la capacidad de analizar el estrés profesional y personal. No olvides hacer un esfuerzo para proteger tu tiempo libre y continúa con las salidas o pasatiempos sociales en los que participas.

Trata de darte un pequeño descanso para dedicarte a un hobby después de completar una cantidad significativa de trabajo.Otra forma de proteger tus pasiones es programarlas. Trabaja en tu clase de alfarería o incluye un club de lectura en tu calendario tal como lo harías con los proyectos profesionales u obligaciones familiares.

4. Aprende a decir no.

Puede parecer grosero o egoísta al principio, pero, con la práctica, puedes encontrar que rechazar de manera selectiva diferentes proyectos u oportunidades es bastante liberador. Dí  “sí” a las solicitudes que cumplan con tus principales prioridades y que no limiten tu agenda ya atestada. Aquí se explica cómo decir “no”

  • Demuestra que comprendes la importancia de la solicitud diciendo algo como “Parece una gran oportunidad, pero …”
  • Brinda una explicación breve, como “Honestamente, esto está un poco fuera de mi área de especialización” o “Tengo demasiados plazos aproximados”.
  • Recomiende una alternativa. Por ejemplo, puedes decir “No puedo, pero creo que conozco a alguien que sería un buen candidato”.

medita

MÉTODO 3 – MANEJO DE REDES SOCIALES

1. Tener perfiles profesionales y personales separados. 

Con las redes sociales convirtiéndose en una parte arraigada del trabajo y la vida hogareña de la mayoría de la gente, puede ser difícil separarlos. Si está activo en línea tanto en su vida profesional como en la vida personal, es importante crear una distinción entre ellos para monitorear lo que se publica en el mundo en línea con respecto a ese lado de usted.

Muchas personas eligen utilizar LinkedIn para su carrera o conexiones académicas y Facebook o Instagram para amigos y familiares.

2. Se claro sobre cómo manejar datos profesionales y personales.

Si trabajas a distancia, debes conocer la política de tu empresa para dividir datos profesionales y personales. Algunas empresas pueden proporcionar a sus empleados dispositivos completamente separados (por ejemplo, teléfonos y computadoras) estrictamente para fines laborales. Otros pueden permitir el uso de dispositivos personales.

Descubre cuáles son las pautas sobre estos asuntos. Además, asegúrate de que cualquier información personal, como contactos, fotos y música, esté respaldada adecuadamente.

3. Crea ventanas específicas para estar activo en línea.

Si las redes sociales son parte de tu vida profesional, es posible que te encuentres gastando el exceso de tiempo en línea más allá de lo necesario para tu trabajo. Iniciar sesión varias veces al día o cada vez que aparece una notificación interrumpe tanto tu vida profesional como personal.

Elige desconectarse durante unas horas al día. O bien, elige una ventana corta para interactuar con tus amigos o seguidores en línea, luego cierre la sesión por el resto del día.

oficina

MÉTODO 4 – TRABAJANDO DESDE CASA

1. Intenta mantener horas de trabajo establecidas.

Puede ser difícil mantener las mismas horas de trabajo todos los días cuando trabajas desde casa, pero mantener las horas de trabajo regulares puede ayudarte a mantener tu vida laboral y familiar separadas.

Elige horas de trabajo realistas y cúmplelas. Por ejemplo, puedes decidir trabajar de 8:00 a.m. a 6:00 p.m., de lunes a viernes.

No dejes que tus horas de trabajo se cuelen en tu tiempo personal. Cuando sea el momento de detenerse por un día, deja de trabajar, apaga tu computadora portátil y aléjate de tu espacio de trabajo.

Intenta establecer horas de trabajo que funcionen con tu vida personal. Por ejemplo, trata de evitar trabajar los fines de semana si sabes que hay cosas que querrás hacer.

En mi caso, que trabajo de forma online con mis clientes en diferentes partes del mundo además de establecer mi horario de trabajo en frente la computadora, a las 08:00 pm pongo a cargar los dispositivos móviles y no los vuelvo a ver hasta el día siguiente.

2. Vístete para el trabajo, incluso cuando estés en casa.

Cámbiate a ropa de trabajo por la mañana y ropa que no sea de trabajo por la noche (esta es la que más me cuesta a mi, pero estar en pijama todo el día no ayuda). Salir de la cama e ir directamente a tu espacio de trabajo en pijama hará que sea más difícil hacer la transición a tu día de trabajo. Lo mismo ocurre con el uso de tu ropa de trabajo en la noche.

Intenta levantarte entre 30 y 60 minutos antes de comenzar a trabajar durante el día para poder vestirte para el trabajo. Asegúrate de cambiarte de ropa de trabajo cuando llegue el momento de relajarse. Por ejemplo, puedes cambiarte a pijamas o tus jeans favoritos y una camiseta.

3. Toma un descanso para el almuerzo.

Cuando trabajas en una oficina, es necesario tomar una pausa para el almuerzo e incluso puedes tener a alguien que te recuerde tomar una. Sin embargo, cuando trabaja desde su casa, puede ser difícil recordar tomar el almuerzo y puedes sentirte tentado a preparar tu almuerzo y comer en tu área de trabajo. En su lugar, haz que el almuerzo sea una parte obligatoria de tu día.

Establece un horario para que tu hora del almuerzo comience y termine todos los días. Por ejemplo, puedes aceptar tomar el almuerzo de 01:00 a 02:00 pm todos los días. Pídele a un familiar u otra persona importante que te recuerde cuándo es la hora de la hora del almuerzo.

Si te preocupa olvidarte de tomar un descanso para almorzar, pídele a uno de sus amigos o familiares que vaya a buscarte cuando sea el momento de un descanso.O puedes hacer como hago yo, pongo una alarma en mi móvil que me avisa que es hora de parar para almorzar.

4. Evita hacer tareas domésticas.

Puedes sentirte tentado a hacer cosas en tu casa mientras tomas un rápido descanso o hacer una llamada de trabajo, pero esto puede difuminar la línea divisoria entre el trabajo y el hogar. Trata de evitar hacer tareas domésticas o cualquier cosa que no esté relacionada con el trabajo mientras estés en horario laboral.

Si notas un quehaceres domésticos que deseas completar, escríbelo en un bloc de notas y guárdalo para el final de tu día de trabajo.

Ten en cuenta que todos somos diferentes. Por ejemplo, si encuentras que doblar la ropa es una forma relajante para que te  tomes un descanso, ¡adelante!

5. Date un gusto al final del día.

Encontrar una forma simple de recompensarte por un duro día de trabajo también es importante. Puedes recompensarte con un paseo al aire libre, una taza de té, una charla con un amigo o cualquier otra actividad agradable que indique que tu día de trabajo ha terminado.

6. Considera hacer algo social al final de cada día.

Trabajar desde casa puede ser aislante, por lo que es importante que encuentres formas de interactuar con otras personas. Puedes hacerlo hablando con tu pareja, reuniéndote con unos amigos para tomar un café o tomando una clase de aeróbicos después del trabajo.

espacio de trabajo en casa

MÉTODO 5 – EQUILIBRAR CUIDADO DE NIÑOS CON TRABAJO

1. Considera mantener un horario más flexible.

Trabajar horas fijas no funciona para todos, especialmente para aquellos que tienen niños pequeños. Es posible que debas acostumbrarte a hacer tu trabajo de 5 a 10 minutos por vez para satisfacer las necesidades de tus hijos o puede que tengas trabajo por las noches para completar lo que no hiciste durante el día.

También es posible que necesites mantener algunas horas impares para equilibrar tu vida personal y profesional como un padre que trabaja desde casa. Por ejemplo, si tienes niños pequeños en casa cuando estás trabajando, entonces es posible que debas trabajar una o dos horas después de que tus hijos se vayan a dormir o después de que tu pareja regrese a casa por la noche.

Asegúrate de preguntarle a tu empleador o cliente si está bien si trabajas en un horario más flexible para satisfacer las necesidades de tu hijo. La flexibilidad puede no ser una opción si tu empleador espera que estés en el horario entre ciertas horas todos los días. Sin embargo, si eres  independiente / autónomo, te puedes permitir trabajar cuando puedas durante el día o la noche.

2. Aprovecha las opciones de cuidado con los niños.

Pedirle a alguien que vigile a tus hijos durante unas horas al día también puede ser una gran manera de hacer las cosas. Si tienen abuelos dispuestos u otros miembros de la familia cerca que estén dispuestos a cuidar a tus hijos por unas pocas horas todos los días, entonces es posible que desees aprovechar eso.

Considera lo que funciona mejor para ti y tu niñera. Por ejemplo, tal vez tus padres puedan venir a la casa, o puedes dejar a tus hijos para jugar con su abuela algunas veces a la semana.

Una niñera confiable también puede ser una gran opción si puedes pagarle a alguien para cuidar a tus hijos. Si no tienes una buena niñera regular, pregúntale a tus amigos y familiares si conocen a alguien.

3. Usa cajas para entretener a tus hijos mientras trabaja.

Si no tienes a nadie que vigile a tus hijos mientras trabajas durante el día, a menudo necesitarás encontrar otras maneras de mantenerlos ocupados con algo mientras trabajas. Una forma de hacerlo es crear una caja con muchos elementos divertidos para mantener a tu hijo ocupado mientras trabajas.

 

  • Una caja llena de una variedad de juguetes y actividades que están destinadas a mantener a tu hijo entretenido mientras trabajas. Por ejemplo, una caja puede incluir, crayones, arcilla, un libro para colorear, pegatinas, rompecabezas y otros juguetes para tu hijo.
  • Prepara las cajas la noche anterior y colócalas cerca de tu espacio de trabajo. Puedes usar una caja de zapatos vacía u otra caja pequeña y seleccionar entre los juguetes de tu hijo y otros artículos para crear la caja. Incluso puedes arrojar una sorpresa de vez en cuando, como un nuevo libro para colorear o un nuevo paquete de pegatinas.
  • Incluso puedes crear temas. Por ejemplo, si deseas enseñar a tu hijo acerca de los colores, puedes crear cuadros con colecciones de elementos rojos, azules, etc. O bien, puedes crear un tema basado en una de las películas, libros y películas favoritas de tu hijo o personajes

 

4. Trabaja en la misma habitación con tus hijos.

Es una buena idea trabajar en la misma habitación con tus hijos para que puedas supervisarlos y brindarles más opciones de entretenimiento según sea necesario. Por ejemplo, si trabajas fuera de tu oficina en casa, puedes crear un área para tus hijos colocando una alfombra especial o tapete de juego junto con algunos de los juguetes favoritos de tu hijo.

También es posible que necesites aprender a hablar con tus hijos y jugar con ellos mientras trabaja. Poder trabajar y relacionarte con tus hijos al mismo tiempo es una habilidad, pero puedes desarrollar esta habilidad con la práctica.

Si tiene un patio trasero con un área de juegos para tus hijos o un parque cercano con un área de juegos para niños, entonces quizás debas considerar llevar tu trabajo al aire libre por la tarde.

Firma del blog de Nana