7 consejos para los que no son buenos aprendiendo idiomas extranjeros

Aprendiendo diversos idiomas extranjeros

7 consejos para los que no son buenos aprendiendo idiomas extranjeros

¿Siempre has estado en guerra con aprender idiomas extranjeros? En este artículo, te doy 7 consejos para que finalmente aprendas un idioma con éxito y, sobre todo, ¡con mucho gusto!

El título de este artículo lo dice todo: si estás leyendo esto, es probable que los idiomas no sean tu fuerte. Y para serte sincera, tampoco son mis fuertes.
Yo aprendí el inglés, simplemente porque en 1973 cuando tenía 3 años de edad, el gobierno del momento en mi país Venezuela le otorgó una beca a mi papá para irse a Wimbledon a estudiar su PH Doctorado.
Por tanto, empacamos y nos fuimos mami, papi y Nana a Londres. Y claro está, al estar 3 años en un colegio rodeada de niños que solo hablaban inglés, no hay más remedio que terminé aprendiendo a hablar pero en inglés.
Sí así mismo como lees, yo aprendí primero hablar fluidamente en inglés antes que en español. Y a lo largo de mi vida, he observado y conversado con personas del cómo aprenden diversos idiomas.
Entonces, si tú eres uno de mi equipo, no hay razón para dramatizar la situación: es imposible sobresalir en todas las disciplinas.
Entonces, debemos evitar partir de la premisa de que somos malos en todo y, sobre todo, que nunca podremos mejorar.
Aprender un idioma extranjero incluye varios aspectos: escribir, leer, hablar, comprender, traducir, saber vocabulario o dominar la gramática.
Tal vez no tengas la misma facilidad en todas estas áreas, ¡pero es imposible ser malo en todo!

Algunas personas tienen un talento real para aprender idiomas extranjeros. Pero cualquiera puede lograr resultados satisfactorios.

Por lo tanto, es necesario, de vez en cuando, hacer un balance de las fortalezas y debilidades de cada uno … ¡y trabajar en ellas!

1) La memoria

¿Tiene facilidad de recordar casi todo menos el idioma que está aprendiendo? ¡Tú no eres el único! La mayoría de las personas tiene buena memoria para todo sobre sus intereses .

Los aficionados al fútbol, ​​por ejemplo, no tienen problemas para recordar la composición de su equipo; entusiastas de la música, saben toneladas de canciones de memoria.

Pero cuando se trata de listas de vocabulario o verbos irregulares, se vuelve más complicado. Y eso es normal.

Hay una solución simple para eso: en lugar de aprender las palabras por separado, ¡hazlas vivir!

Crea asociaciones integrándose en un contexto que te desafíe evocando tus intereses. Quizás no asimiles la lista completa de verbos compuestos, pero es mejor motivarte con algo que te guste que no motivarte en absoluto, ¿verdad?

2) La pronunciación

La pronunciación puede parecer secundario, pero el acento es un activo importante cuando quieres que te entienda alguien con una lengua materna.

Algunos idiomas son más difíciles de pronunciar que otros, pero de nuevo, hay muchos consejos para mejorar. Busca técnicas que puedan ser útiles para este propósito, y lo más importante, escucha a las personas hablar cuidadosamente, luego imítalas y repite varias veces .

También se ha demostrado que la repetición es uno de los mejores métodos que existe para aprender.

3) Habla, habla y habla de nuevo

No tiene sentido escuchar o guardar lo que aprendes. Es necesario tratar de familiarizarte rápidamente con el idioma, en particular con los sonidos que uno emite cuando uno lo habla.

¿Alguna vez has notado que las voces de algunas personas cambian ligeramente según el idioma que usan? Cuando los sonidos que se pronuncian son diferentes, la voz cambia, y a veces incluso, la personalidad.

Si hablas italiano, insiste en los acentos tónicos, si aprendes inglés, baja la voz un poco. ¡Lo más importante es expresarte! Si te quedas en casa viendo videos o leyendo revistas, será más difícil para ti tener conversaciones interesantes. ¡Entonces afloja tus labios y atrévete a practicar !

niños que hablan varios idiomas

 

4) El miedo al ridículo

Todo el mundo le teme a algo: el avión, hablar en público o en la multitud … Para los idiomas, es lo mismo: algunas personas tienen miedo de propagar sus imperfecciones cuando se asustan, expresar en un idioma extranjero.

¡Basta! Tírate al agua sin miedo a los errores . Un verbo extraviado, una asociación de palabras tambaleantes, ¡nunca mató a nadie!

Y piensa que son precisamente estos tipos de errores los que pueden dar lugar a las anécdotas más divertidas . Todos tienen que pasar por esto para poder corregirse a sí mismos, y alcanzar la perfección algún día .

Pasar tu turno es inútil. Si te ayuda, todos cometemos errores, incluso en nuestra lengua materna. Errar es de humanos

5) Pon tus talentos a trabajar

¿Eres muy bueno en los deportes? ¿El mejor con el dibujo? ¿Eres excelente en la cocina? ¿Nunca tuviste ningún problema en las matemáticas?

Entonces es hora de descubrir qué facultades específicas se esconden detrás de estos talentos para ponerlos en práctica en el aprendizaje de un idioma.

Si tienes la mente analítica, usa el rigor que la acompaña. Si eres bastante creativa, da rienda suelta a tu imaginación y personaliza tu forma de aprender: asocia palabras con colores, formas, objetos … en pocas palabras, elige más métodos libres e individuales.

Si tienes una sensibilidad particularmente desarrollada, aprende nuevas palabras a través de sonidos, olores, superficies … Cualquier cosa que te parezca útil para imprimir en tu memoria el vocabulario en cuestión.

vamos aprender ingles

6) Leer y entender: concentrado

Algunas veces lees un texto sin entenderlo. Es como mirar tu reloj sin saber cuándo es o caminar por la calle sin prestar atención a lo que sucede a tu alrededor.

Cuando leemos un texto en un idioma que no entendemos perfectamente, tendemos a cansarnos más rápido, especialmente cuando el uso del diccionario interrumpe con frecuencia la lectura … y revisamos cada segundo el teléfono o la computadora, en caso de que hayamos recibido un mensaje de vital importancia.

Todo esto no ayuda mucho en la lectura. Porque cuando leemos un texto, es esencial dedicarnos a él por completo – sin pensar en su lista de compras o distrayéndonos por cualquier cosa-.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero, ¿y en este caso te limitas a un párrafo al día? Un horóscopo, el clima o una receta … ¡Todo es bueno para cuando quieras progresar!

7) Nunca te desanimes

No siempre es bueno poner el listón demasiado alto, ejercer demasiada presión sobre una agenda apretada, establecer objetivos demasiado ambiciosos e inalcanzables.

Cuando algo lleva demasiado tiempo, tendemos a perder la paciencia fácilmente. Es mejor evitar esto creando una cierta rutina : muestra un progreso constante y continua, incluso si también implica un ritmo más lento.

Puede que no seas perfectamente bilingüe, ¡pero al menos aprender no será imposible!

Y no lo olvides : ¡ hablar mal un idioma es un paso necesario antes de hablarlo bien!

fin del articulo